No kids, 40 buenas razones para no tener hijos - Corinne Maier


Sabía a lo que venía. Perfectamente. Corinne Maier es una especie de Risto Mejide de la literatura llamémosla periodística francesa (puesto que llamarla de ensayo me parece un poco demasiado pretencioso). Bangles hizo en su día una opinión magnífica, como todas las suyas por otro lado, sobre este libro, tanto que me fui corriendo a comprarlo. Lo pospuse sin embargo; mientras que la edición en catalán está por 6 miserables euros, la escrita en castellano cuesta la friolera de 15 euros, un precio bastante disuasorio. Casi dos meses lo he tenido en espera, pero al final me di una alegría por motivo de mi cumpleaños y pedí que me lo regalaran.
No voy a contaros la vida y milagros de la autora porque no la conozco y tampoco tengo demasiadas ganas de hacer una investigación sobre ella… bastante da de sí el libro de por sí y ya tenéis la opinión que me precede para ilustraros. Es más, pretendo que ésta (ya que Bangles y yo para suerte mía compartimos muchos lectores) sea más bien una opinión complementaria a la suya. Así que voy a ir al grano y ya una de las cosas que nos diferencia es que ella no tiene hijos y yo sí tratar de dar una visión de una madre sobre este libro.


Leyendo el libro

He leído el libro dos veces. Esto no tiene especial mérito porque se lee, como se dice vulgarmente "en un pedo". Son 142 páginas de letra más bien grande, así que no hace falta ser especialmente rápido para finiquitarlo en una sentada. La primera vez lo leí sabiendo que era un libro polémico y simplemente lo leí, sin más, sin meditarlo. He de confesar que a veces me reía incluso del cinismo de la autora. Mi primera sensación fue que decía verdades, que en otras cosas se pasaba ocho pueblos, que había cosas del fondo que sí, que las formas no y que realmente no era para tanto. La segunda lectura ha sido más en profundidad, con papel y boli. He hecho dos columnas, de cosas con las que estaba de acuerdo y otras con las que no, y yo misma me he sorprendido al descubrir de que casi había más en el "a favor" que en el "en contra". Con muchos matices, por supuesto.
Sí que he reafirmado mi sensación de que estaba ante una Risto Mejide chica y francesa. Se nota el afán de provocación. Ella quiere escandalizar y no dejar indiferente a nadie y al parecer es lo que consigue. Su tono es bastante insultante y provocador… lo que no quita que diga en determinadas ocasiones verdades como puños. Pero elige frases llamativas, con afirmaciones muy controvertidas y que a alguien muy sensible le pueden llegar a hacer saltar. Está pinchando continuamente, "tocando la moral". A mí, sinceramente, me daba la risa. No sé si porque estaba advertida y no venía virgen o porque tengo la mente más abierta (tampoco me las quiero dar de nada porque yo, como todo hijo de vecino, tengo mis puntos débiles y se me puede tocar la moral si alguien se lo propone), pero cuando leía algunas de las cosas más burras me daba la risa floja. En fin.


Desmoralizando a quienes pretenden tener hijos

Ese es el objetivo que ella dice tener. Y lo dice así de claramente, casi con estas mismas palabras. En mi caso está claro que ha llegado tarde puesto que yo ya tengo una niña pequeña y no podemos dar marcha atrás.
Efectivamente, todo parece ir en esa dirección y nadie puede llevarse a engaño: la portada del libro es un "No kid" de considerable tamaño con una señal de prohibido en la que se encierra un carrito de bebé.

En la introducción ya encontramos algunas perlas. Asevera con rotundidad que "cada niño nacido en un país desarrollado es un desastre para el planeta entero", por ejemplo. Lo explica, pero dicho así suena un poco fuerte. Lo más destacable de la introducción es dice sin tapujos que ella se arrepiente de haber tenido hijos. Que si volviera atrás probablemente no los tendría porque le ve muchas más cosas negativas que positivas. Semejante revelación habitualmente le hace parecer como un monstruo… parece que una madre JAMÁS puede decir algo así. Puedes arrepentirte de muchas cosas, pero jamás de tus hijos.
Una de las cosas que más interesantes me parece es que dice que ella escribe un libro sobre por qué no tener hijos precisamente porque los tiene. De no ser así no se le concedería absolutamente ninguna credibilidad. Dice que se le tacharía de amargada y que lo haría desde el resentimiento por no poder tenerlos… y lamentablemente creo que tiene razón. Pienso que es exactamente por dónde le atacarían.

¿Y qué propone para desmoralizar? 40 motivos por los que no se debería tener hijos. No os asustéis; no voy a comentarlos uno por uno. Como os he dicho, he ido apuntando en un papel las cosas que cuenta con las que estoy de acuerdo y aquellas con las que no. Mi intención es más bien hacer un repaso a algunas de ellas antes de daros mi particular valoración.

A favor
Tener hijos está de moda
Sí, lo creo. Al menos bajo el prisma en que ella lo cuenta. Efectivamente, estamos hartos de ver a las celebridades con sus hijos apoyados en la cadera, se nos cae la baba con los hijos de la Jolie, con la niña de Tom Cruise y cada vez que una famosa da a luz tenemos el reportaje correspondiente en la revista de turno. La maternidad, al menos en las altas esferas, está vista con buenos ojos. Las futuras madres se desnudan en las revistas, muestran su preñez y a todo el mundo le parece divino y a pocos les escandaliza ya. Pero otra cosa muy distinta es a pie de calle. Ahí las cosas son muy distintas, creo. Entre las mujeres trabajadoras no está tan de moda tener hijos porque no es tan fácil y se lo piensan mucho más, creo.

No a tener hijos como un modo de integrarse en la sociedad
Es una de las cosas que critica. Parece que llegada una edad tener hijos es lo que toca. Llegas a unos años en que parece que es lo que se espera de ti. Que te cases (o arrejuntes, que lo mismo da) y que procrees. Es tu rol. A mí tampoco me parece. Los hijos se tienen que tener por otros motivos muy distintos.
El parto es una tortura. Y los bebés son feos
Pues sí, el parto duele ¿y? ¡Vaya una novedad! Me sorprende que dé esto como una razón, como si alguien no lo supiera. Dice que la gente lo oculta, pero mi percepción es justo la contraria. Más bien mi sensación es de que la gente en cuanto se entera de que estás embarazada empiezan a contarte historias truculentas de los partos más horribles del planeta y la visión que todas tenemos del parto por antonomasia es la de Melania Wilkes en lo que el Viento se llevó. La coña entre mis amigas cuando estamos preñadísimas es que vamos a tener que hacer tiras unas sábanas y poner a hervir agua, con eso os digo todo. Y la realidad es que hay partos de todo. Unos más fáciles, otros más difíciles, otros sencillamente horribles, pero que básicamente cada parto es un mundo y que hombre, por muy bueno que sea tu parto (el mío fue estupendo, por ejemplo) duele ¡qué narices! Tú lo comparas con una sesión de masajes relajante en un spa o una tarde de cine y coñe, pues no es lo mismo ¡nos ha fastidiado!.

Lo de que los bebés son feos de recién nacidos sí que sorprende más. Pues sí, lo son. A ti te parece lo más bonito del mundo porque estás hasta arriba de hormonas y es tu hijo, le quieres y tal, y hay bebés y bebés… los hay feos, muy feos y horribles. ¿Qué despiertan ternura? Sí. Porque son indefensos y muy chiquitines. Pero están mucho más monos al mes, para qué negarlo. También coincido con ella en que en esta sociedad el culto al bebé va paralelo al ocultamiento de la vejez. Queremos parecer cada vez más jóvenes, nos hinchamos a cremas que nos hacen parecer más jóvenes, nos resistimos a envejecer.
La locura de lo natural
Aquí sí que estoy RADICALMENTE a favor. Es curioso porque estoy harta de oír a muchas madres que la sociedad fomenta el dar el biberón a los niños y que dar el pecho está mal visto. Y mi sensación es justo la contraria. Yo lo que percibo a mi alrededor es que (al menos al inicio, la cosa cambia a partir de ciertos meses, también es verdad porque las lactancias prolongadas todavía no están asumidas con normalidad) la que tiene que justificarse más es la madre que opta por el biberón. Es casi una "madre desnaturalizada" por no intentar siquiera dar el pecho o por fracasar. Esto no era así hace nada, es cierto, pero cada vez más se está extendiendo lo que se conoce como crianza natural, que es un término que a mí me horripila. Y lo digo aunque me lluevan las críticas (porque suelen ser muy sensibles a estas cosas)… no me gusta porque implica que lo "otro" no lo es. Tal vez no de una manera voluntaria, pero en el fondo está queriéndose decir eso, y a mí, sencillamente, no me gusta. Creo en las opciones, y que cada uno tiene derecho a hacer lo que le venga en gana y a criar a su hijo como mejor crea / sepa / pueda. Incluyendo por supuesto lo que llaman "natural". Me parece una opción como otra cualquiera y la defenderé igual que defiendo lo otro.

Criar a un hijo es agotador
Por supuesto. Sí, es un trabajo (¿verdad, Pepebarros, ser madre no es lo mismo que ser ama de casa?), sí, es necesario contar con ayuda de tu pareja, sí es necesario contar con un reparto igualitario de las tareas en casa. Claro. Si no puedes acabar muerta matada.
No a los padres monotemas
Se puede Y SE DEBE hablar de algo más que de los niños. Los críos son parte de nuestra vida. Parte, no LO ÚNICO. Se puede tener amistades con niños y dedicar más tiempo a hablar de cosas infantiles, pero no tenemos porqué torturar con las cosas infantiles a quienes no los tienen. Es sano tener más temas de conversación.

El niño odia ser distinto
Es verdad. Los críos son la cosa más gregaria que existe. Quieren distinguirse lo menos posible de sus amigos. Si todos tienen una cosa, ellos también. Recuerdo cuando yo era pequeña que odiaba ir vestida distinta que el resto, por ejemplo. Al final, cuando algo se ponía de moda, todas lo llevábamos. Éramos gregarias.
Tener un niño sale caro
Caro no, ¡carísimo! Caro si tienes los pies en el suelo, pero si encima les creas necesidades innecesarias ya es la releche. Es cierto que hay que hacerse un master en puericultura (que yo pasé con nota, por cierto) cuando nacen, y luego en electrónica para estar al día. Si encima les consientes y les das todo tipo de caprichos, puede salirte por un potosí.

Ser una supermami trabajadora puede ser una esclavitud y no es lo mismo para los hombres
Dice que el coste de la maternidad no es el mismo para la mujer que para el hombre y pone el ejemplo de las ministras y los ministros. El número de hijos que sumaban ellos era de 24, mientras que ellas en total tenían 5. Y era un gobierno paritario. No, no es lo mismo. Ellos no hacen las mismas renuncias a día de hoy.
¿Y qué diantres haces con los niños?
Es verdad ¿Cómo apañárselas una familia con ambos padres trabajando para guardar a unos niños que tienen muchas más vacaciones que los padres?

Hoy en día no se puede traumatizar a los niños
Otra cosa con la que estoy muy de acuerdo. Ahora los críos son de porcelana. Es cierto que hay muchas cosas que se hacían hace tiempo que no son educativas objetivamente hablando… pero es que para no traumatizarlos los estamos volviendo gilipollas. No se les castiga, no se les para los pies, todo está bien. Y así estamos criando a una generación de críos consentidos con tolerancia a la frustración cero.

En contra
Tener un hijo supone dejarse de divertir
Tal y como lo explica parece que su concepto de diversión es drogarse a todas horas y estar pedo continuamente. Obviamente, eso no podemos hacerlo. Pero es que sin hijos y con dos dedos de frente, con cuarenta años tampoco deberíamos hacerlo. Más que nada porque ir a trabajar con una resaca del quince o emporrado hasta las cejas tampoco creo que sea la mejor de las opciones.

Yo tengo hijos y no creo que no me divierta. Lógicamente me he tenido que adaptar, pero vamos, de vez en cuando dejamos a la niña con mi madre y nos vamos por ahí los dos, o salimos por turnos para seguir saliendo como lo hacíamos antes. Y hemos ganado una forma de diversión que antes no teníamos que es jugar con ella. Yo no lo digo por quedar bien. Con mi hija me lo paso bien, qué narices. Es divertido jugar con ella.
No es divertido no poder dormir hasta las mil, que es una de las renuncias. Eso sí que lo echo de menos. Pero me parece una afirmación radical el "dejar de divertirse".

Escuchar a los niños es un coñazo
Pues no, a mí no me lo parece. Me parece divertido oír sus razonamientos y aprender cómo se aprende. No me gusta hablarle como una idiota, y no lo hago porque esté escrito en ningún sitio, es porque creo que es lo que tengo que hacer. Disfruto viendo los progresos de mi hija. No es para mí ningún tipo de sacrificio.
"Lo peor es que el niño está aquí para impedirte disfrutar. Es su cara oculta"
Obviamente frases como esta me parecen la repanocha. Como si los críos no tuvieran otra cosa mejor que hacer que dedicarse a joder la vida de los adultos…

Mantener ocupado a un niño es un quebradero de cabeza
Pues depende de cómo te lo plantees. Si ves al niño como tu enemigo y como una obligación que no te reporta ningún tipo de satisfacciones, obviamente lo es. Pero aunque sí que hay veces que no sabes qué diantres hacer con él, otras muchas disfrutas como una loca con ellos y te lo pasas bomba haciendo ¿nada?.
Ir a los sitios a donde hay que ir: Disneylandia, McDonalds…
Bueno… a unos te apetece más que a otros, realmente… pero ¡es tan genial verlos tan emocionados! Y, así entre nosotros, para algunos de los sitios ¡son la excusa perfecta para ir a sitios donde se supone que no deberías querer ir por tu edad!

Las familias son un espanto
En todas cuecen habas, pero yo no me quejo de la mía…
"Tener un hijo en un país civilizado es un acto incívico"
Me parece demagogia pura y dura. Qué queréis que os diga.


Valorando…

Creo que es un libro que te hace reflexionar. ¿Apocalíptico? Un rato largo. Habréis visto que en muchísimas de las cosas, y en realidad, en casi todo el fondo, estoy bastante de acuerdo. Y eso que me he dejado un montón de afirmaciones… Casi nada de lo que dice me parece suficiente como para no tener hijos.
Es más: NADA. Me parece suficiente para no tener hijos DE MANERA INCONSCIENTE Y PORQUE TOCA. Nada de lo que dice me pilla por sorpresa; todo eso lo sabía yo ya cuando me decidí a procrear. ¿Dónde está la novedad? Ah, sí, en que lo dice de una manera en que parece que insulta. ¿Pero está descubriendo América? Para nada.

Hoy en día existen los métodos suficientes como para poder decidir cuando se tienen los hijos y si se quiere ser madre o no. Yo soy madre. Estoy encantada de serlo y volvería a ciegas a tener a mi hija. Pero igualmente reclamo el derecho de las mujeres a no tener hijos si no les da la gana. Se me llevan los demonios cuando oigo la consabida frase de "¿y los niños cuando?" (hecha, generalmente dicho sea de paso, por hombres y por mujeres de edad, casi nunca por mujeres en edad de tener niños) porque me parece una intromisión en la vida privada de las personas. Se hace con una ligereza que me da escalofríos. Puede pasar que la chica en cuestión por lo que sea quiera ser madre y no pueda, con el drama que eso supone… hurgar en esa herida innecesariamente es hacer daño de la manera más idiota. Y segundo ¿por qué diablos en el caso de que sí que pueda tiene que estar dando explicaciones a la vecina del quinto de su decisión vital de no tenerlos?. Es que me parece alucinante, de verdad.
Conozco mujeres que no tienen hijos porque no les da la gana, y a mí me parece tan estupendo como la que quiere tener familia numerosa. ¿Quién narices soy yo para opinar? Porque todo el mundo opina. Si no tienes, porque no tienes, si tienes uno porque fíjese usted, hijo único y si tienes más de dos, que familia numerosa, vaya locura en los tiempos que corren ¡déjennos en paz!

Tener hijos y el número que decidamos tener las familias siempre es una opción, no una obligación
Si no te gustan los niños, no los tengas. Si no tienes ganas de hacer ciertas renuncias, no los tengas. Si no ves satisfacciones que compensen el cambio en el estilo de vida que vas a tener que hacer, no los tengas. Si valoras tu independencia por encima de todo, no los tengas. Si tienes dudas de si vas a poder progresar en el trabajo y eso es algo realmente importante, no los tengas. Es tan sencillo como tener dos dedos de frente y utilizar los métodos anticonceptivos, que para eso están. Tirantes y cinturón, si no te fías. Por si acaso uno falla. ¿Dónde está el problema? No eres ni mejor, ni peor persona. Eres simplemente alguien que ha elegido. Y ya está.

Y si los quieres tener de verdad, que las razones que da Corinne Maier, que sean simplemente cosas a tener en cuenta. Toma la parte de verdad que tiene, deja las demagogias y brutalidades a un lado y haz caso de las cosas que dice con sentido común, que las hay y muchas. No intentes convertirte en una supermami. Si a estas alturas tu pareja no coge una escoba ni aunque lo maten, todavía estás a tiempo: si él también mancha, él también recoge. Si los dos trabajáis fuera de casa, los dos trabajáis dentro. O te pones las pilas, o cuando seas madre morirás de agotamiento. O no lo hagas, pero sé consciente de lo que te espera. Tú misma. Plantéate qué tipo de madre quieres ser. ¿Qué quieres estar con tu hijo a todas horas? Perfecto. Hay gente que lo hace y es super feliz y tengo ejemplos a mi alrededor que así lo certifican. Yo me moriría… necesito mi espacio, mi ocio aparte de mi hija y es una opción. Es posible. ¡Claro que sí! ¡Claro que te puedes divertir! ¡Claro que puedes tener amigos! ¡Claro que puedes hablar de otras cosas! Es todo cuestión de proponérselo…
Simplemente es que las cosas no caen del cielo. Es mucho mejor pensar cómo quieres que afrontar la maternidad que dejarnos llevar y meternos en espirales de las que luego es difícil salir. Al menos, es mi humilde consejo.

La maternidad puede ser maravillosa… o puede ser un infierno. Todo depende de cómo lo vivamos. Nada más.

Recomendando…

Mmmm si costara menos lo recomendaría más alegremente, pero los 15 euros del ala que cuesta echan un poco para atrás, sinceramente. ¡Salen del alma! Me parece un libro muy interesante, pero sólo lo recomiendo si tenéis la mente abierta. En el caso de que seáis muy susceptibles ni os molestéis… no os va a gustar.

4 Response to No kids, 40 buenas razones para no tener hijos - Corinne Maier

María
31 de julio de 2008, 15:43

Hola,
yo tengo tres hijos y estoy totalmente de acuerdo con la autora del libro.
A ver, que yo adoro a mis niños y me dan muchas alegrías. Pero eso no quita que la realidad para una madre es dura. Y la gente lo idealiza equivocadamente. Porque conviene. Pero me parece genial que alguien haya tenido la valentía de hablar la verdad, que ya estoy harta de escuchar a esas madres que dicen que es todo maravilloso, el embarazo maravilloso, la vida familiar maravillosa.....mentira. Tus problemas de pareja empiezan con los niños y al final es la mujer la que se sobrecarga de esfuerzo, la que sacrifica su carrera y su vida, en general.
Que quede claro. Y para mi gusto, todas las que critican el libro son mujeres sin aspiraciones que no tienen vida propia y sólo quieren ser mamás. Es lo único que le piden a la vida. Muy triste.

Anónimo
6 de agosto de 2008, 0:13

Perdona, pero la autora del libro tiene dos hijos

6 de agosto de 2008, 22:32

Me refería a que no tenía hijos la compañera de blog que hizo una reseña de este mismo libro aquí previamente; Corinne Maier sí que tiene y lo deja claro en el libro... de hecho dice que si lo ha escrito es precisamente porque a ella no la pueden acusar de decir estas cosas porque no los tiene.

opi
21 de octubre de 2010, 10:20

Tener un niño sale caro: si te compras además la papelera para los pañales, el bibi de marca (vaya a ser q el dependiente fashion te vea…), el carrito de supermoda… Hoy en dia todo es caro… asi que no nos espantemos de estas tonterías…
¿Y qué diantres haces con los niños?: jugar, contarle cuentos, pasear, reírte, deporte, ver la tele, ir al parque, ayudarle a crecer, atenderle, dejarle libertad… disfrutar de verlo crecer, aprender de el…
Hoy en día no se puede traumatizar a los niños: antiguamente no, esto es algo nuevo de nuestro siglo… q de cosas estoy aprendiendo…
Tener un hijo supone dejarse de divertir: es verdad, ya no me puedo pillar las borracheras que me pillaba, ni los porros, ni… tantas cosas q aportaban riqueza a mi vida… Te voy a dar un consejo, una cena con los colegas, salir de tapitas, ir al cine, al teatro, al parque, exposiciones… tb sin sustancias se lo pasa uno bien!!!!
Escuchar a los niños es un coñazo: coñazo es oírlos pero no escucharlos… aprende la diferencia…
Mantener ocupado a un niño es un quebradero de cabeza: dejarle libertad es horroroso!!! Vaya a ser que desarrolle la creatividad y sea un bohemio!!!!
Las familias son un espanto: Mas de una sin valores, sin cariño, sin amor, sin comprensión… una familia donde los pilares no están bien cimentados, se derrumba, y un hijo o 2 o 3 no son la solución…
Criar a un hijo es agotador: Agotador es tener q leer patochadas como las americanadas estas. Agotador es quemar todas las fases de tu vida, he sido una niña feliz, una adolescente a la que no entendían, una adulta con la cabeza en mil cosas menos en responsabilidades, me estoy haciendo una mujer responsable que se cuida y la vida me pide algo mas… (doy clases de ingles, costura, hago manualidades, salgo con mi grupo de amigs que son muchos distintos, estoy empezando a escalar, me muevo en bici si me es posible, hago mi casa, salto en paracaídas, …) todo esto solo lo tendre que posponer unos años, pq el leer este libro, y ver a mis amigas con sus bebes, me ha valido para mantener y estar mas segura q quiero ser madre, que no es una renuncia a mi vida, es solo un paso de fase, un cambio, y los cambios son para bien.